01 · Junio · 2015

Estudiante de postdoctorado de la India desarrolla investigación en la USM l USM

El Dr. Rajaram Ganesan arribó al país para trabajar con el académico Dr. Luis Pérez Pozo, del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad, en el desarrollo de una espuma de aluminio nanoestructurado.

 

36 horas de vuelo desde India hasta Chile tuvo que recorrer el investigador Rajaram Ganesan, quien a principios de abril llegó al Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Santa María a realizar sus estudios de postdoctorado, gracias al financiamiento que el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT) le otorgó a su proyecto.

Después de vivir la mayor parte de su vida en Chennai, ciudad al sur de India, el Dr. Ganesan permanecerá en el país alrededor de tres años, tiempo que estima que tomará su investigación para desarrollar espuma de aluminio, un trabajo que está siendo guiado por el académico del Plantel, Dr. Luis Pérez Pozo.

El investigador cuenta que después de realizar sus estudios de doctorado en el Instituto Nacional de Tecnología (NTI) de su país natal, trabajo enfocado en añadir lubricantes sólidos al aluminio y usar este material en la fabricación de pistones, uno de sus amigos le presentó la idea de estudiar en la USM. “Me dijo que si buscaba algún cambio, quizás podía pensar en esta Universidad, y luego me presentó al profesor Pérez”, dice Ganesan. Una vez que el ingeniero conversó sobre su nuevo proyecto de postdoctorado con el académico chileno, juntos enviaron la propuesta para ser estudiada por el FONDECYT.

Poco tiempo después, el Fondo Nacional aprobaría la investigación, titulada “Desarrollo y caracterización numérica del comportamiento mecánico de espumas de aluminio nanoestructurado mediante el MEF”, con Luis Pérez Pozo como investigador patrocinante y Rajaram Ganesan como investigador responsable, permitiendo así su traslado a la Universidad Santa María.

El objetivo del proyecto es desarrollar un modelo numérico utilizando el método de elementos finitos, que correlacionen los parámetros de procesamiento con el comportamiento mecánico de las espumas de aluminio. Esta investigación incluirá evaluar la influencia de los parámetros de procesamiento en el comportamiento mecánico de espumas nanoestructuradas, validando y ajustando el modelo numérico de acuerdo a los resultados experimentales.

Hasta ahora, el trabajo del Dr. Ganesan ha consistido en la investigación necesaria para hacer posible el desarrollo de esta espuma de aluminio, cuya porosidad permitirá que el material sea más liviano que el metal regular, pero sin comprometer sus propiedades mecánicas. Para ello pretende usar un método conocido como metalurgia de polvo, diferente al moldeamiento del metal líquido fundido.

En cuanto a los posibles usos del material nanoestructurado y sus propiedades mejoradas, el investigador afirma que la espuma de aluminio podría, por ejemplo, utilizarse en motores de vehículos y automóviles, ya que reduciendo el peso del material sería posible también hacer un menor gasto de combustible.

Proceso de adaptación

Si bien aún no habla español y llegó al país sólo valiéndose de su inglés, Rajaram Ganesan dice que la diferencia de lenguas no ha sido un gran problema para él hasta ahora. “Estoy tomando clases de español, y aunque he tenido dificultades con el idioma, las personas aquí son muy amables. A pesar de que ellos no entienden mi inglés, y yo no entiendo su español, siempre están listos para ayudar”, asegura.

En este aspecto, afirma que una de las personas de quienes ha recibido más apoyo ha sido el profesor Pérez, quien lo ayudó a asentarse en Valparaíso y de quien se encuentra enormemente agradecido. “Él me ha ayudado mucho, tanto en el plano académico como personal”, dice el recién llegado. “Ha sido muy bueno conmigo y gracias a él hoy me encuentro instalado muy cómodamente. Él me ha tratado como un miembro de su familia”.

Afortunadamente, a pesar de la marcada diferencia de culturas entre ambos países, algo que se distingue, por ejemplo, en las distintas costumbres de alimentación, el investigador extranjero ha podido adecuarse. Viviendo en su departamento, el Dr. Ganesan goza de la libertad de cocinar su propia comida, de forma similar al estilo al que él está acostumbrado. “No puedes esperar que todos los ingredientes que usamos estén aquí en Chile, pero sí he podido adaptarme”, cuenta.